Voz de acuarela (I)

Voz de acuarela (I)

Del cruce de paletas
que los colores prestan
a la deriva y los mares
brotan distintos navíos.
Quietos, amables, constantes.

Brotan a la merced
de la brocha del capricho,
pero en ninguna otra parte.
Tenues, rebrotan del agua
y roban sus tonos vivaces
del vientre del que los pinta.

Lo fugaz se torna necesario
ante el cruce de pinceles en las olas.
Un grumo de permanencia del instante.
Como un abanico de flores
en una pared de retales
donde se cruzan colores
para el deseo de alguien.

La obra sigue su curso
a la espera de que el tiempo seque
y sea otra capa quien hable.
Los barcos cabecean en el blanco.
Parados. Perennes instantes.

Mares de miles de tonos anclados en viajes dispares.

Antonio Navarro Vázquez


Otros poemas inéditos en el blog:

Cuál es: https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/07/09/cual-es/

Lluvia y sueño: https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/08/10/lluvia-y-sueno-san-lorenzo/

Nada: https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/09/14/nada-hay/

Atentamente,

uno que camina

Nada (breve)

Nada (breve)

Hay un hueco
-allá donde cava el dolor
y se cuela constante
el sudor del hastío-
al que muchos llaman nada.

Es breve -tan breve-
que el ojo lo esquiva
implorándole a los pies
que simulen el tropiezo
-donde hay nada, pusieron piedras-.

Qué paz trae su voz
al sentirla venir.
Qué cálido abrazo
al cerrarse su tapa.

A ese hueco
-allá donde el corazón
palpita tan tercamente
los ladrillos de su casa-
muchos por nada lo llaman.

Qué fría la hora
cuando hay nada aquí.
Que frío está el mundo
si nada se escapa.

Antonio Navarro Vázquez (inédito)

Otros poemas inéditos en el blog:

Cuál es: https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/07/09/cual-es/

Adónde marcharán: https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/06/17/adonde-marcharan/

Nana: https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/09/07/nana/

Atentamente,

uno que camina

Cartas encontradas (IV): reproche materno

Cartas encontradas (IV)

Volvemos a las cartas.

Defiendo firmemente la idea de que algo se conoce cuando se lo ve mezclarse con otras cosas. Aunque… no conviene ser reduccionista. Las pruebas se merecen raíces fuertes y, normalmente, las causas no son líneas rectas. Las causas juegan. Probablemente haya que escarbar un poco la superficie para hacer justicia a la semilla que hay bajo la grava, aunque solo sea por ratificar lo evidente. Las máscaras tienden a rasgarse con el uso y su tela no suele retener lo que contiene cuando se empeña en rasgar su envoltorio. Entonces, solo queda dar al tiempo el espacio suficiente para que se recorra, y ver lo que es lo que vence.

Leer más “Cartas encontradas (IV): reproche materno”

Una nueva aventura

Antonio Navarro Vázquez : poesía con alma de blues

Hoy empiezo una nueva aventura aquí, en Profesor Jonk, con un equipo volcado en lo que late tras márgenes del relato común y la risa que brindan los buenos ratos.

No robo más tiempo para que paséis y veáis.

Además podréis leer algunos de mis poemas como Condena, Canto de reja y Capricho.

Os espero aquí, allí, y donde podamos encontrarnos.
Un placer iniciar una aventura.

profesor jonk

Hoy damos la bienvenida como colaborador en Profesor Jonk al brillante joven poeta madrileño Antonio Navarro Vázquez,  autor del poemario “Ángeles y condenas” , disponible en Amazon, rockero que ha grabado y hecho carretera, filósofo y adicto al blues, que soñó hacer las Américas tocando en los clubs de Los Angeles y ahora nos regala su poesía en SoundCloud. Viviendo rápido y sintiendo lento. Como debe ser.


 Os dejamos cinco minutos de paz con la alocución de su sorprendente “Condena” en Soundcloud para acompañar su lectura, junto a “Capricho” y “Canto de reja”.

 

 

Condena

 

“Voy a tatuarme en la piel

tu inicial porque es la mía”

Rosalía

 

Cómo me pesa el alma

cuando el pasado me besa,

y alarga su mano hacia el vaso

para dejarlo en la mesa.

Como me late el pasado

cuando el peso de la mesa

se inclina de nuevo hacia…

Ver la entrada original 434 palabras más

Nana

Nana

En un murito dejé
un pedacito, un latido,
por si quisieras volver
otro verano conmigo.

Si lo tomase otra vez
habría brotado un castillo
y las nanas de tu piel
me brindarían cobijo.

En aquel muro bordé
un refugio compartido.
Juntos, ángel, un edén.
Nuestra orillita del río.

*Foto tomada por Arena en una autopista cántabra.

Atentamente

Uno que camina