En la grieta

En la grieta

En la grieta está lo frágil,
carcelero…
en la grieta está lo fértil.

En ese elemento sutil
-donde la balanza
se ha inclinado a los vacíos-,
trazó su marcha el funambulista
con el tímido no-ser
del que ya cansó su nada.

El sendero de lo fértil
como descenso al mar
de grietas, donde flotar,
nunca se dio por sabido.
El placer de la tormenta
es un dormir contraído
y un alhelí en primavera
es lo que esfuerzo es al frío.

El color es el hartazgo de la espera
y, en ese elemento sutil
-cuando la balanza
reconoce que ha caído-,
el negro marca su marcha
de ciego funambulista
con un sólido ceder
del no-ser que nunca quiso.

En el ocaso, la belleza se confunde
con una ficción en la noche
y el saber de que en la grieta
se cobija lo más fértil.
Bendito sea tu don, amiga vida.

Hoy que la balanza se pronuncia
y que mi alma se nos fuga
aprendiendo el alfabeto de la soga…
desaté la fértil voz de grieta muda.
Cuéntame ese cuento
carcelero de lo oscuro.
Cuenta con el tiempo
que llegó la noche frágil.

Antonio Navarro Vázquez

Otros poemas inéditos en el blog:

Cuál es: https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/07/09/cual-es/

Al sueño en fuga (décima): https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/12/10/al-sueno-en-fuga-decima/

Nada: https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/09/14/nada-hay/

Atentamente,

Uno que camina.

Trono (Ángeles y Condenas)

Trono (Ángeles y Condenas)

Entre matorrales crezco.
Bajo almendros me abandono.
Y sobre un techo de inquietudes,
dormitando, me acomodo.
La plata azul de la luna
enjuga el olor del otoño,
y miles de estrellas negras
me han concedido su trono.

Leer más “Trono (Ángeles y Condenas)”

Arena (Ángeles y Condenas)

Arena (Ángeles y Condenas)

Plaza del Dos de Mayo.
Verano olvidado.

Este poema es tuyo.

A ti al fin que hablas claro
y no vistes de tinieblas.
Y a la curva de tus labios
que cosió lienzos de perlas.

A ti, princesa gitana,
jinete de palomas negras,
hilandera de destinos
y verdugo de promesas;
te dije que no mentía,
que la risa es flor de pena,
que los sueños son de niños,
y que me conservases cerca.

Y en el último momento,
mirándote muy de cerca,
te entregué mi dulce sueño
para descansar mis penas.

Pero niña mía al resto…
debiste prestar orejas.
Ahora, tus ojos de cobre
brillan de cólera negra
y mi falta les devuelves
para aligerar mis deudas.

Pero niña, es el momento,
no ocultaré la respuesta.
Aquí, te doy mi secreto…
Amor rima con arena.*

Antonio Navarro Vázquez


*Pieza incluida en mi poemario “Ángeles y Condenas” que podéis encontrar en versión digital en Amazon. Podéis contactar conmigo para obtener un extracto para probar antes de sumergiros en la obra. Os dejo aquí el link y la posibilidad de adquirir el libro en su formato físico con solo hablarme.

**El lienzo de portada es Puesta de Sol en el desierto de George Hutton Hunt.

Os dejo por aquí el enlace al poema recitado en Soundcloud. Allí podréis encontrar los 8 primeros poemas del poemario. Id y daos una vuelta cuando el tiempo os deje.

Vuestro.

Atentamente,

uno que camina

Otros poemas de Ángeles y Condenas:

Himno: https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/08/12/himno-angeles-y-condenas-2/

Condena: https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/08/04/condena-angeles-y-condenas-2/

Para ti robé: https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/07/27/para-ti-robe-angeles-y-condenas/

Cartas encontradas (II): quién busca

Cartas encontradas (II)

Hay cosas que llaman la atención porque alguien pone el dedo sobre ellas. Otras, porque a veces, la suerte guiña un ojo y una lágrima de luz pues, las hace visibles donde todos eran medianoche. Algunas veces, el trabajo premia los esfuerzos y otras, los castiga. Creo que he visto a los callos de las manos estrangular a sus ansias de éxitos con el grito del que tiene prisa, convirtiendo todas sus posibilidades en un perfecto e incuestionable cero a la derecha. En definitiva: pueden pasar muchas cosas que hagan que otras llamen la atención por encima de las demás, y tampoco tiene sentido que uno se pierda en enumerarlas todas. O sí. Reconozco que está carta que hoy transcribo, me llamó la atención porque estaba sobre el techo de un contenedor de basura el día más caluroso del verano. La llamé la carta del que busca, y su subtítulo podía haber sido perfectamente y a saber lo que se encuentra, aunque quizás no lograsemos llegar a un acuerdo, claro. A mí me llamó la atención, la verdad, a ver que os dice a vosotros.

Del que busca

A mi:

Leer más “Cartas encontradas (II): quién busca”