En los cuatro vientos

“¿Por qué no?”, pensó, hundiendo unos dedos sin fe en el barro. Y el viento trajo del norte un soplo de silencio

“¿Fue así siempre?”, se dijo. Y cerrando los puños, arañó la roca firmando con su duda el vientre de la tierra. Y el viento trajo del sur la caricia de un lamento. Leer más “En los cuatro vientos”