Cartas encontradas (IV): reproche materno

Cartas encontradas (IV)

Volvemos a las cartas.

Defiendo firmemente la idea de que algo se conoce cuando se lo ve mezclarse con otras cosas. Aunque… no conviene ser reduccionista. Las pruebas se merecen raíces fuertes y, normalmente, las causas no son líneas rectas. Las causas juegan. Probablemente haya que escarbar un poco la superficie para hacer justicia a la semilla que hay bajo la grava, aunque solo sea por ratificar lo evidente. Las máscaras tienden a rasgarse con el uso y su tela no suele retener lo que contiene cuando se empeña en rasgar su envoltorio. Entonces, solo queda dar al tiempo el espacio suficiente para que se recorra, y ver lo que es lo que vence.

Leer más “Cartas encontradas (IV): reproche materno”