Ángeles y Condenas: almas al desnudo

Ángeles y Condenas

El próximo 17 de enero desnudaré mi alma y os presentaré a todos mi primera obra completa: Ángeles y Condenas. Después de un año fraguándola, puedo decir que el resultado es un fiel retrato de mi espíritu. Del mío, de lo mío, y de quienes me rodean. Me guste o no.

El pasado 2019 ha sido un año plagado de vivencias tan determinantes como conflictivas. Ha sido un año en que he estado tan cerca de perder la vida como de empoderarme de ella. El día 17 de enero, hace un año que casi cruzo a la otra orilla a causa de un accidente de tráfico. Al final, con el paso de las semanas, todo parece lo mismo: días, rutina, palabras, promesas, historias… Pero desde luego, os juro que no lo es.

Abajo os dejo un avance de las tripas de mi poemario. Espero que os atreváis y que lo disfrutéis, o al menos, que paséis un rato entretenido. Leer más “Ángeles y Condenas: almas al desnudo”

Quiere llorar (Ángeles y Condenas)

Hace unos meses, en plena Semana Santa, paseaba por una de las callejuelas del Albaicín cuando de pronto, la calle se abrió y pude ver la amplitud del Sacromonte. Las luces de las casas parecían trepar por las colinas, y la luna vigilaba la lentitud de la noche. Temblaban unas guitarras. A la izquierda, la Alhambra se alzaba en silencio en un lienzo de luces y arcilla. Fue conmovedor.

Recuerdo que en ese momento lancé estos versos que incluiré en Ángeles y Condenas. Solo Granada tiene ese poder de embrujo. Ojalá lo disfrutéis. Se llaman Quiere llorar.

Quiere llorar

Granada.

 

Clavelitos en cristales
trepando por las colinas
quieren besar las almenas
de un pasado que vigila.

Acechando, dos mil brujas
con sus palabras despistan,
mientras la danza del fuego
por el Darro se desliza.

Y sus ojos reflejaban
el oro de las espinas,
y su rostro respiraba
la luna entre las cortinas:

Leer más “Quiere llorar (Ángeles y Condenas)”

Himno (Ángeles y Condenas)

Hola. Muy buenos días y feliz Navidad. Aquí os dejo el primero de los poemas que saco a la luz del poemario que publicaré en enero, Ángeles y Condenas. Es un canto que, tomando la música del famoso poema de Machado, alza su voz en favor de una libertad más soñada que posible.

He elegido este poema para que encabece la marcha por la razón de que, quizás, sea uno de los que recupera esa tensión destino-libertad que tanto pugna en mi interior. Espero que lo disfrutéis.

Himno

A Antonio Machado

Caminé sin saber que en la noche no hay caminos.

Caminé, y lo sabía, porque tocó caminar.

Caminé y sin motivos puse mi pie en la piedra.

Y caminando el camino, hice de piedra mi andar.

Jugando a ser perro viejo

decidí que no hay destino,

y tropezando de nuevo

me juré no tropezar.

En mi piel tejí un remiendo,

y del remiendo un vestido,

y ahora con mil cicatrices

no me permito sangrar.

 

Partí en busca de un puerto y

partí porque odiaba el mío.

Partí y di por supuesto,

que un día podría escapar.

Y en la sombra, bajo el viento,

condené a mi alma al capricho

del más firme juramento

 que podía pronunciar.

 

“Alas”, me dije. “Alas,

cerrad vuestro pecho al miedo

desprendeos de los celos

y danzad en libertad.

Porque al alma, mi destino,

le ha concedido el deseo

de colmarla para siempre

con el don de la verdad”.

 

“Alas”, me dije. “Alas,

abríos al mundo sin freno,

besad con pasión al vacío

y no deis un paso atrás.

Porque al miedo, mi destino,

le ha declarado la guerra.

Y solo tengo un amante

y se llama Libertad”.

Ángeles y Condenas

Himno, ángeles y condenas
Fuente de la imagen: 20 minutos https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/el-curioso-e-historico-origen-de-la-expresion-dormir-bajo-el-angel/