La voz (paisaje)

La voz y el canto

A veces sueño con que canto en la vereda. Sueño que canto sin voz, la que no tuve, con las alas de mi ángel cubriéndome la silueta y con un freno sobre el tiempo y sobre el cuerpo de las cosas. Recostándome en los márgenes de todo. A veces sueño con que no hay nada más que un suelo infinito de piedras irregulares y que la espuma del mosto se derrama en vasos de cal pringando de risa la silueta de las cosas. Cómo se habita una casa. Sueño con ese perfume de alacena cerrada liberando su densa espera sin prisa sobre mi olfato. Como quien narra una historia sin trama. Como el que muestra con un gesto un paisaje. Como quien se tiende y no aguarda a nada. A veces sueño con tanto, pero… ¿qué hay tatuada en la espalda de los sueños?

Leer más “La voz (paisaje)”

Quién…

Quién…

¿Quién lanza el dado en el filo
si la suerte no pregunta:
quien desgastó su castigo
o el que asignó la derrota?

¿Quién se alimenta de agua
cuando no sacia su boca?
¿Quién lleva el cántaro al río?
¿Quién lo usará como horca?

Leer más “Quién…”

Condena (Ángeles y Condenas)

Condena (Ángeles y Condenas)

He tenido tiempo de escuchar y vivir cosas que abrazo y detesto a partes iguales. Siempre ha pesado más en mí eso de “lo que te viene te hace como eres” aunque, en el fondo, uno reniegue de que le viene como si la vida consistiera en eso. Hace unos meses, quizá un año, comencé a toparme con gente que hablaba de algo así como actuar con verdad, de pensar con verdad, de crear con verdad. Hasta escuché decir de mí y de gente muy afín a mí que lo que nos da verdadera fuerza es el vínculo que mantenemos con nuestra verdad, sea lo que sea lo que quisieran decir con eso. No se me irán de la cabeza esas palabras.

Leer más “Condena (Ángeles y Condenas)”

Para ti robé (Ángeles y Condenas)

Para ti robé

Yo te la di a ti, sí.
Para ti robé una estrella.
Una estrellita de plata
para que te protegiera.
Pero nunca pediste ni luces,
ni canciones, ni riberas.
Tú solo querías mis manos
pa que lanzara tus flechas.

Leer más “Para ti robé (Ángeles y Condenas)”