Adónde marcharán

Adónde marcharán
las alas que no tuve,
las plumas que me manchan,
adónde se las llevan.
Adónde escaparán
los vuelos y las nubes,
los vientos y la risa,
la luz de luna nueva.

Porque ya no descanso
y el múltiple crisparse
de mi pecho
prolifera
sin temor a las fronteras,
a pactos o armisticios.

¿Cuándo decidí yo ser el temblor de un trino?

Mi pulso se tuerce
en el innombrable flujo
de esta inconstancia
de mí mismo.
Un absoluto meandro
en el vacío.
¿Conoces esa forma
en que las cosas se vierten
inevitablemente
sin que nadie las sienta?
Pues a mí se me escurren
los sentidos de la mano
y me quiebro en mil pedazos
si de pronto acude el frío.

Tan incapaz de mí
y de pesarte
que no quiero herir
una llaga de tu tiempo.
No tengo ni dianas
ni flechas,
ni soy arco
ni puerta
por la que cruzar o fugarse.
Atravesado descanso.

Adónde marcharán
las ansias que no tuve,
las cartas que me manchan,
adonde se las llevan.
Adónde escaparán
las letras y las nubes,
las marcas en el cielo,
la luz que no me queda.

Antonio Navarro (inédito)

Otros poemas inéditos en el blog:

Cuál es: https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/07/09/cual-es/

Lluvia y sueño: https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/08/10/lluvia-y-sueno-san-lorenzo/

Adónde marcharán: https://angelesycondenas.wordpress.com/2020/06/17/adonde-marcharan/

 


Atentamente

Uno que camina