Capricho (Ángeles y condenas)

Capricho

Fuiste un soplo de viento.
Un capricho moreno
de curva silueta
con reflejos de luna gitana.

Te quise.
Y te quise entre mis brazos,
pero siquiera llegué a estrechar
el trazo sutil de tu nombre.

Y dime:
¿A nombre de quién apunto
el corazón que no tengo?
Si un día me lo devolvieran
yo para mí no lo quiero.
Era tuyo.
Y es tuyo.
Aunque patinase aquella noche
en el lunar de tu hoyuelo.

Y no quiero recordarte
como tú, que nada sabes.
Ni me piensas. Ni te dueles.
Ni siquiera sé si existes,
y sin embargo… te quiero.

Mejor que no tengas nombre, sí:
Reflejos de luna gitana
es el nombre que yo te entrego.

 

Pétalos (Ángeles y Condenas)

Pétalos

Creo que guardé un motivo
en tus pétalos de rosa negra,
y que lo escondí en tu tallo
suavito de blanca perla.
Y creo que aquel perdido
motivo de negra perla,
lo han devorado unos labios
de mortal enredadera.

Y ahora, me quedo dormido
sobre el cristal de la yerba,
y en mi costado se hunden
los dientes de flores negras.
Sé que un destello dolido
ha susurrado en tus cuevas
y ha robado los latidos
que alimentaban mi hoguera.

Pero nunca nadie puede
liberar a quién no quiera,
porque si dice que quiere…
¿quién puede decir que no deba?

Poema incluido en Ángeles y Condenas

Palacios intemporales (video-poema)

Palacios intemporales es un poema que cosí para ti abuelo. Hace unos días habrías cumplido 88 años y lo cierto es que nunca pude recitartelo a viva voz, como te gustaba decir. Sé que tú medías las cosas de otra manera: tú sabías oler el fruto del árbol aún cuando era una semilla.

Leer más “Palacios intemporales (video-poema)”

Ángeles y Condenas: almas al desnudo

Ángeles y Condenas

El próximo 17 de enero desnudaré mi alma y os presentaré a todos mi primera obra completa: Ángeles y Condenas. Después de un año fraguándola, puedo decir que el resultado es un fiel retrato de mi espíritu. Del mío, de lo mío, y de quienes me rodean. Me guste o no.

El pasado 2019 ha sido un año plagado de vivencias tan determinantes como conflictivas. Ha sido un año en que he estado tan cerca de perder la vida como de empoderarme de ella. El día 17 de enero, hace un año que casi cruzo a la otra orilla a causa de un accidente de tráfico. Al final, con el paso de las semanas, todo parece lo mismo: días, rutina, palabras, promesas, historias… Pero desde luego, os juro que no lo es.

Abajo os dejo un avance de las tripas de mi poemario. Espero que os atreváis y que lo disfrutéis, o al menos, que paséis un rato entretenido. Leer más “Ángeles y Condenas: almas al desnudo”