Palacios intemporales (Ángeles y Condenas)

Palacios intemporales

Palacios intemporales

 

Hace tiempo prometiste

enseñarme

los palacios intemporales.

Cada domingo te espero, sentado,

sobre la piedra en que cerramos la promesa.

 

Hace mucho prometiste

enseñarme

los palacios intemporales,

y me voy haciendo viejo.

 

Ya no me ilusiona el Sol

y a los bancos desgastados

no les disgusta

que se duerman en su pecho.

 

Ya… ni recuerdo tu nombre.

 

Imperios de trigo dorado

susurraban sus refranes,

y el remolque aún

conversaba con el olivo.

Tú me cogías la mano

y ponías palabras al cuento

que tu vital desaliento

enhebró para mis sueños.

 

Y ahora, cuando pienso…

la niebla juega a ser el viento

liberando las cometas

que tejí con un desierto

(y es que la arena no vuela).

 

Pero yo siempre presumo

del trigo de tus valores,

del roble de tus palabras

y de un almendral de lecciones.

 

Hace mucho tiempo ya

que prometiste enseñarme

los palacios intemporales.

Y ahora que estoy aquí…

ya no quiero levantarme.

Autor: Antonio Navarro Vázquez

De la arcilla, la madera y el trigo. Hijo de muchos cantares. Padre de algunas pasiones. Mi hoguera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s