Quiere llorar (Ángeles y Condenas)

Hace unos meses, en plena Semana Santa, paseaba por una de las callejuelas del Albaicín cuando de pronto, la calle se abrió y pude ver la amplitud del Sacromonte. Las luces de las casas parecían trepar por las colinas, y la luna vigilaba la lentitud de la noche. Temblaban unas guitarras. A la izquierda, la Alhambra se alzaba en silencio en un lienzo de luces y arcilla. Fue conmovedor.

Recuerdo que en ese momento lancé estos versos que incluiré en Ángeles y Condenas. Solo Granada tiene ese poder de embrujo. Ojalá lo disfrutéis. Se llaman Quiere llorar.

Quiere llorar

Granada.

 

Clavelitos en cristales
trepando por las colinas
quieren besar las almenas
de un pasado que vigila.

Acechando, dos mil brujas
con sus palabras despistan,
mientras la danza del fuego
por el Darro se desliza.

Y sus ojos reflejaban
el oro de las espinas,
y su rostro respiraba
la luna entre las cortinas:

“Aspira el romero y no hables
que en silencio están los tristes,
y las lluvias que callaron
los canarios las escriben”.

Teje para mí un rosario,
lunita, que ya se van.
Rasga sin miedo las cuerdas:
Granada quiere llorar.

Angeles y condenas. Alhambra quiere llorar
Imagen de Rafael Gomez. Fuente: https://www.flickr.com/photos/rafaelgomez/9389575163

 

Autor: Antonio Navarro Vázquez

De la arcilla, la madera y el trigo. Hijo de muchos cantares. Padre de algunas pasiones. Mi hoguera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s